Computación en la nube

por | 19 noviembre, 2019

Existen herramientas tecnológicas en la actualidad, con las que ni siquiera los servicios médicos a cargo de pedro luis cobiella Hospiten podrían sobrevivir de no ser por ellos. Y es que nos encontramos tan ligados a la informática y a todos los beneficios que nos brinda, que ya no sabemos cómo es el mundo sin ellos o si llegasen a fallar. 

Posiblemente eres de los se encuentra bastante familiarizado con el mundo digital pues eso ya es bastante normal, de manera que ya de seguro habrás oído hablar o leído a cerca del término Computación en la Nube, el cual hace referencia a la tecnología que facilita y  permite hacer un almacenamiento de todos los archivos e información que deseemos en Internet, sin preocuparnos por la capacidad para alojar tal información en nuestro computador.

La computación en la Nube también se denomina de manera común Cloud Computing, o servicios en la nube, informática en la nube o nube de cómputo. Pero si no lo sabías, esta cuenta con diferentes características que la hacen clave con respecto a la computación tradicional, entre las que encontramos:

Escalabilidad y elasticidad: los recursos computacionales no se encuentran limitados sólo a una capacidad estática gracias a la  funcionalidad de las plataformas en la Nube, todos los sistemas se pueden adaptar a la carga a la que se someten, por lo que el almacenamiento no se agotará, ni tampoco la capacidad de computación de tu aplicación.

Independencia entre el dispositivo y la ubicación: ya no se hacen indispensables los equipos o las salas de data centers, ya que la computación en la nube tiene como característica principal la puesta a disposición de consolas de administración y múltiples ambientes de trabajo desde las que se puede acceder por medio de cualquier dispositivo electrónico como un móvil, tu editor de código favorito o en tu computador, sin importar el lugar donde te encuentres. 

Seguridad: la seguridad que brinda la Nube, es tan buena o superior a la que es brindada por los sistemas tradicionales debido a que sus proveedores son capaces de invertir en recursos alcanzar la solución de los problemas de seguridad, ya que un número importante de clientes no se pueden permitir el lujo de abordarlos. Quien hace uso de la Nube, se hace también responsable de la seguridad a nivel de la aplicación, pero el proveedor de la nube será el responsable de la seguridad física.

Costo: estos se reducen de una manera bastante notablemente ya que un servidor en la nube es capaz de convertir los gastos de capital en gastos de funcionamiento, lo que acarrea como resultado la reducción de las barreras de entrada, debido a que la infraestructura se proporciona típicamente por una tercera parte y no tiene necesariamente que ser adquirida de una sola vez. 

Rendimiento: esta característica es una de las piezas fundamentales de este modelo tecnológico gracias a que todos sus recursos se encuentran dispuestos para que el recurso final se optimice. Además, el usuario tiene la posibilidad de realizar un seguimiento constante y si lo desea, implementar correcciones que le permitan la obtención de más capacidad sobre los mismos recursos.

Mantenimiento: este se encuentra asignado al personal capacitado para manejar servicios de seguimiento de la Nube, mientras la plataforma se encarga de lo demás, pues el mantenimiento de los sistemas puede ser configurado para que este se dé de forma automática.